Buscar trabajo en Berlín (segunda parte)

9665306_84a1e4a89c

Texto por Carolina Proaño Wexman

¡Que no panda el cúnico! El currículum alemán –Lebenslauf– no es más complicado que un currículum de cualquier lugar del mundo.

Quizá el mayor problema sea, simplemente, utilizar las palabras correctas y ser lo suficientemente conciso para que nuestro futuro empleador sepa, en sólo dos páginas, que somos lo mejor que existe en el universo y que si nos contrata, no va a poder vivir sin nosotros.

Cero presión, no?

Y no es que existan leyes alemanas especificando la forma en la que hay que escribir un currículum, pero sí hay una especie de “protocolo” que se espera que uno siga lo más disciplinadamente posible (pero sin presión, por supuesto).

Algunas asociaciones alemanas ofrecen unos cursos conocidos como Bewerbungstraining -especie de “curso de currículum”- donde te enseñan todas esas “reglas que no son reglas” y esas frases hechas que le fascinan a los gerentes de Recursos Humanos.

Pero sobretodo, cómo se llaman, en alemán, los títulos que tienes y las labores que has realizado. Vale la pena buscarse uno.

AQUÍ, algunos consejos para tu Currículum Vitae.

Y AQUÍ puedes ver un ejemplo de cómo sería o se vería (orden, ítems, etc.).