Diccionarios bilingües en línea

Texto por Carolina Proaño Wexman

El primer diccionario fue escrito en una serie de tablas allá por el 2.300 a.C.

Su propósito era traducir palabras del sumerio al asirio, idioma internacional para asuntos diplomáticos de la época.

Pero el primer diccionario bilingüe por excelencia, escrito en el siglo 9 a.C, es el tibetano Mahāvyutpatti, diseñado para estandarizar los textos budistas.

Y luego vinieron las reformas religiosas, la revolución industrial, movimientos migratorios constantes, viajes a la Luna, computadores domésticos y teléfonos móviles, pero todavía no se inventa algún dispositivo intramuscular, algún chip para ponerse detrás de la oreja o unas gafas láser que permitan que el usuario hable y entienda el idioma instantáneamente sin tener que anotarse en una clase de idiomas o andar con un diccionario de 3 kilos a cuestas.

El único consuelo es que por lo menos ahora los diccionarios bilingües se pueden consultar en Internet, lo que hace más rápido y, depende del diccionario, más preciso el proceso de búsqueda de significados.

Uno de los mejores diccionarios en Internet es el LEO, iniciado en 2006 por el departamento de ciencias de la computación de la Technische Universität München.

Su traductor español-alemán registra diariamente más de un millón de consultas y el vocabulario, que sólo en su primer año superaba las 750 mil entradas diarias, se actualiza constantemente.

Además de búsqueda de términos y frases, los usuarios pueden proponer palabras nuevas, informar sobre errores y participar en foros.

Su dirección en Internet es www.leo.org

Si continua usando el website, usted acepta el uso de Cookies. Más información.

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o hace clic en "Aceptar" a continuación, estará de acuerdo con esto.

Cerrar