Protección laboral para trabajadores legales e ilegales

Trabajadores-2

Texto por Carolina Proaño Wexman

Pocos inmigrantes (y alemanes) conocen las normas que rigen el trabajo remunerado en este país.

Y pocos empleadores aplican estas leyes (por ignorancia o abuso) en sus relaciones laborales.

La crisis económica actual, la creciente cesantía y, en el caso de los inmigrantes, una situación todavía poco estable, obliga a tomar trabajos generalmente mal pagados y aceptar condiciones laborales mediocres.

Pero no importa qué tipo de trabajo se realice o el estatus migratorio del trabajador: todos tienen derechos y garantías que deben y pueden hacerse cumplir.

Hay que estar bien informado de cuáles son las posibilidades y las alternativas que existen para poder hacer uso de ellas. Y sobretodo que el trabajador, legal o ilegal, está protegido y, en caso de fraude salarial, despido o abuso laboral, se puede denunciar al empleador.

Lo primero.

-El convenio o contrato verbal con tu jefe sobre las condiciones de trabajo:

Aunque no se firme ningún tipo de papel, todo aquello que se diga sobre dónde, cuántas horas, qué trabajos debes hacer, salario, etc., cuenta como contrato de trabajo.

Lo importante es que hayan testigos para poder comprobarlo y, si se puede, grabar la conversación (ahora todos los teléfonos móviles traen grabadora).

-Vacaciones, días libres, ausencia por enfermedad:

Todo trabajador, aunque limpie baños, tiene derecho a vacaciones remuneradas.

Y si eres Babysitter y tus empleadores se van de vacaciones, no sólo tienen la obligación de avisarte con anticipación, te tienen que pagar las vacaciones que estás tomando “contra tu voluntad”.

Además, si te enfermas y tienes que faltar al trabajo, te tienen que pagar esos días (previo comprobante médico que se presenta hasta dentro de los 3 primeros días de ausencia).

El asunto es aclarar estas condiciones desde el primer día.

-Si no tienes permiso de trabajo es mejor no dar mucha información personal:

En general lo único que necesita la empresa o empleador es tu teléfono. Así que le puedes dar una dirección incorrecta.

A veces los empleadores denuncian a algún trabajador  en la oficina de extranjería (Ausländerbehörde) con tal de no pagarle. Mejor no arriesgarse.

-Información acerca del empleador:

Nombre completo del empleador o nombre oficial de la empresa, número de identidad si se puede y la dirección oficial.

Para empresas de construcción es de primordial importancia saber el nombre y dirección de la empresa principal.

Una vez en el trabajo.

-Comprobar la relación laboral y el trabajo realizado:

Anotar horas y fechas trabajadas (incluyendo pausas de descanso), dónde y qué tipo de labor se realizó y quién te dio las instrucciones.

-Contactos de los compañeros de trabajo:

Es importante poder nombrar, en caso de juicio o de negociación, a personas que puedan atestiguar en tu favor: dónde y desde cuándo has trabajado y también qué tipo de trabajo se te indicó hacer.

-Mire el pajarito!:

Tómate fotos en el trabajo, para que después puedan ser utilizadas como pruebas. Sigue leyendo…

Página: 1 2