Sobre el seguro médico alemán y la Tarjeta Sanitaria Española

krankenkasse-dinero

Colaboración especial de Alejandra Sánchez, asesora financiera de OVB Büro Lehmann

El seguro sanitario en Alemania es un tema que nunca acaba de crear dudas, pero por supuesto, todas tienen una respuesta. 

Un punto importante a considerar al viajar a Alemania, independientemente del motivo, es solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea en España.

No sólo es recomendable en Alemania, sino para cualquier país de Europa al que viajemos y en el que vayamos a estar un tiempo considerable.

Esta tarjeta nos permitirá recibir asistencia sanitaria en caso de urgencia y tu seguro en ese momento (España) cubrirá los gastos ocasionados a raíz de dicha urgencia médica. 

Si eres menor de 26 años la Tarjeta Sanitaria Europea, por lo general, tiene una duración de un año. SI eres mayor la duración es de 3 meses. De cualquier modo, siempre es importante llevarla consigo en el extranjero y solicitarla debería ser el primer paso antes de viajar a Alemania.

 

Asegurarse: sí o sí

Hay mucha gente que pregunta si después de los 3 primeros meses en Alemania es necesario hacerse un seguro alemán y el tema es el siguiente: Estar asegurado es necesario, no sólo porque en Alemania la sanidad es obligatoria y se paga (no se puede ir al médico gratis o a una revisión por urgencia sin abonar el coste de dicho trámite), sino por seguridad.

Otro caso diferente es el de la Tarjeta Sanitaria Europea, ya que esa tarjeta supone un seguro en el país al que viajes dentro de la Comunidad Europea, pero cabe aclarar que este tarjeta es válida solo en caso de emergencia (por lo general no entran las revisiones médicas o visitas al médico de cabecera).

 Y una vez que la persona consiga un contrato de trabajo, a pesar de tener en vigor la Tarjeta Sanitaria Europea, debe abrirse un seguro sanitario alemán.

En el caso de los estudiantes Erasmus, es todavía más importante que la soliciten, ya que al llegar a Alemania no deben hacerse un seguro alemán, sino que deberán registrarse con su Tarjeta Sanitaria Europea en alguna “gesetzliche Krankenkasse” (aseguradora pública) de todas las que existen en Alemania, por ejemplo: TK, AOK, Salus BKK o DAK.

Para realizar este procedimiento basta con ir a una de las oficinas con la Tarjeta Sanitaria Europea (en vigor), DNI, convenio de estudios Erasmus y una dirección de residencia en Alemania para proporcionarles.

Ellos te darán un “Versicherungsbescheinigung” (certificado sanitario), que además suele ser necesario a la hora de formalizar los papeles de la universidad una vez hemos llegado al país y en el que se justifica que estás registrado y asegurado por tu país.

 

Seguro sanitario y trabajo

Otro tema importante es buscar trabajo en Alemania. En este caso existen varias posibilidades: Venir con la Tarjeta Sanitaria Europea y a los 3 meses en el caso de ser mayor de 26 años (ya que para los menores de 26 la Tarjeta Sanitaria Europea expedida por España dura un año) y no haber encontrado trabajo, plantearse si entrar en el seguro público o en el seguro privado.

En ambos casos la persona debería cargar con todos los gastos del seguro, así como solicitar el documento E-106 en la seguridad social española que le permita certificar que hasta este momento estaba asegurada en España.

Las cantidades de los seguros ascienden a 250€ mensuales en el caso del seguro público y menos de 200€ mensuales en el caso del seguro privado (esta última varía según la edad).

Otros recursos para acceder al seguro sanitario en Alemania son: la inscripción al paro en la oficina de empleo (Arbeitsagentur) y un contrato de MiniJob.

Si uno se inscribe al paro y recibe ayuda del Estado Alemán, el propio Estado cubriría los gastos del seguro sanitario mientras durara la situación de desempleo. 

En el caso del contrato de MiniJob, se te permite acceder al seguro sanitario público por una cantidad mensual de aproximada de 150€.

También hay que dejar claro que para ser contratado en Alemania se necesita un seguro de sanidad alemán. En el caso de conseguir un contrato de trabajo, basta con ir a una de las oficinas de la gesetzliche Krankenkasse que hayamos elegido y presentar o nuestro contrato de trabajo o facilitar los datos de la empresa que nos contrata.

Ellos se pondrán directamente en contacto con la empresa que te contrató y con el seguro en España para realizar todos los trámites necesarios. 

En este caso, el precio del seguro sanitario público pasaría a ser el 15,5% de nuestro salario mensual y de esta cantidad, el contratante pagaría una parte (7,3%) y la otra el trabajador (8,2%).

Por otro lado, en el caso de tener un seguro privado, el contratante pagaría también un porcentaje del mismo.

Los trabajadores independientes deben cargar con el coste completo del seguro sanitario, así como aquellos que vienen a buscar trabajo a Alemania y no reciben ayuda del Estado o no tienen ningún contrato de MiniJob.

 

Otras opciones

También hay que mencionar la existencia de los seguros de viaje. Estos seguros son temporales, tienen entre 1 y 5 años de duración y resultan considerablemente más baratos que el seguro público o privado. Podría considerarse un recurso de emergencia y no todos son malos o insuficientes.

Hanse Merkur, por ejemplo, es una aseguradora privada reconocida en Alemania y ofrece este tipo de seguro para “visitantes” (ausländische Gäste), muy completo, por 1,70€ diarios, pero con el único requisito de que tiene que ser contratado en los 30 primeros días desde que llegaste a Alemania, cosa que mucha gente desconoce y por ello no puede acceder a él.

Cierto es que existen otros que no te piden ningún requisito y con respecto a estos últimos, cada uno debería valorar lo que le ofrecen y si le merece la pena.

Este seguro sería un recurso válido para la gente que viene a Alemania a estudiar idiomas durante más de 3 meses y saben que la Tarjeta Sanitaria Europea les caducará antes de que finalicen dicho curso.

También hay seguros temporales especiales para gente que viene como Au Pairestudiantes de fuera de la Comunidad Europea.

Por último, hay que recalcar la importancia de pensar en las opciones que tenemos antes de venirnos a Alemania para poder hacer todo lo mejor posible y, en caso de que nos pase algo, no tener que lamentarnos invirtiendo más dinero del que teníamos pensado.